Musguito

Red de Aliados para la Sinergia
en la Gestión
Ambiental del Estado Lara

Correo-E: reflexionambiental @ gmail.com
(sin espacios)

"Uniendo Voluntades Hacia el Desarrollo Endógeno Comunitario Ambientalmente Sustentado"

 

 Inicio | Índice | Índice Alfabético | Presentación | Objetivos | Efemérides

Musguito | Caracterización | Problemática | Helechos | Cardenalito

Documentos | Reflexión | Bosque Macuto | Valle del Turbio | Titicare

ANAPRO | Salud | Biblia y Ambiente | Ambiente y Socialismo | Legislación

Red de Aliados | Promotores Socio-Ambientales | Galería | Agenda | Programa

Minutas | Mensajes | Patrocinantes | Enlaces | Noticias | Correos | Visitas

 

Red de Comunicación e Información Ambiental

Ingresa en
http://mx.groups.yahoo.com/group/musguito/join

para recibir nuestros Boletines Informativos

Consultar este grupo

Grupos de Google
Suscribirte a Sinergia Lara
Correo electrónico:
Consultar este grupo

Coloca nuestros correos en tu lista de contactos admitidos, para recibir nuestros Boletines Informativos.

reflexion_ambiental@yahoo.com.mx

reflexionambiental@gmail.com y sinergialara@gmail.com 

Colabora con el Mantenimiento de este sitio web Musguito
dando un aporte mensual fijo como Patrocinante Personal o Institucional

 

Campaña Ambiental "Conservando el Cardenalito"

"Proteger la Vida Silvestre es Conservar la Vida Humana"

 

Por el Profesor: ANTONIO RIVERO MENDOZA © Copyright

  

El Cardenalito de Venezuela (11)

 

Cardenalito Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5 | Parte 6 | Parte 7

Parte 8 | Parte 9 | Parte 10 |  Parte 11  | Parte 12 | Parte 13 | Parte 14 | Parte 15

Parte 16 | Parte 17 | Parte 18 | Parte 19

XI. Comportamiento

Presentación | Preámbulo | Introducción | I. Importancia y Justificación del Problema

II. Metodología | III. Características Generales del Ave | IV. Distribución poblacional

V. Antecedentes Históricos | VI. Alimentación | VII. Reproducción, cría e hibridación

VIII. Enemigos | IX. Captura y mortalidad | X. Enfermedad y tratamiento

XII. Estado Actual del Cardenalito en Venezuela | XIII. Conclusiones | XIV. Recomendaciones

Bibliografía | Anexo A | Anexo B | Anexo C | Anexo D

Documentos en la Web sobre el Cardenalito de Venezuela

 

CAPÍTULO XI: COMPORTAMIENTO

El hábitat que usualmente ocupa, está íntimamente relacionado con aquellos tipos de vegetación que le suministran alimento.

El Cardenalito vive principalmente en la zona tropical superior, Phelps, W. H. y De Shaunsee, R. M. (1979). Sin embargo, el autor ha capturado y visto ejemplares en lugares que van desde el nivel del mar hasta los 1.500 m., encontrándosele con mayor frecuencia entre los 500 a 700 m.s.n.m.

Puede observársele en el piedemonte y a orillas de los bosques tropicales secos y subhúmedos, pero tiene preferencia por los campos abiertos con árboles y arbustos, así como por los matorrales poco densos, rastrojos, conucos, valles ondulados y planos con vegetación semiárida.

El hábitat que usualmente ocupa está estrechamente relacionado con aquellos tipos de vegetación que le suministran alimento. Las plantas varían en su floración y fructificación de un lugar a otro y hasta dentro de un mismo sitio, según las lluvias o el período de sequía. Lo importante para este pájaro es, que tanto en una zona como en otra, vaya apareciendo un conjunto de plantas que le proporcionen alimento, lo cual va a determinar las migraciones regionales y los movimientos locales durante unas épocas del año.

Los movimientos locales son casi siempre matinales y crepusculares. Los primeros generalmente ocurren entre las 06:00 y 08:00, cuando los Cardenalitos se movilizan en busca de alimento en pequeños o grandes grupos, ya que por lo general son individuos de hábitos gregarios y sobre todo cuando se encuentran fuera de la época de reproducción. Al llegar ésta, los ejemplares se trasladan en parejas, conformando medianos grupos aislados durante la travesía. Mientras vuelan, tanto los machos como las hembras, emiten frecuentes “llamadas” que son típicas y específicas de la especie, las cuales es probable que le sirvan de orientación, tanto para los Cardenalitos que se están movilizando, como para aquellos que se encuentran en tierra. Las “llamadas” de los pájaros posados en las plantas pueden provocar, en ciertas ocasiones, que algunos individuos o el grupo completo que se estaba desplazando, bajen a tierra, o por el contrario, que algunos ejemplares que estaban en la superficie alcen vuelo y acompañen al grupo que se está movilizando.

En algunas oportunidades se dan las dos alternativas en forma simultánea. En la época de celo, algunos machos cuando llegan a los sitios de destino, lo hacen cantando con un tono fuerte y agresivo, donde se combinan las “llamadas”, los trinos y los gorjeos. Durante el canto, el macho mueve la cabeza y el cuerpo de izquierda a derecha, con las alas muy bajas y desplazándose en forma rítmica de un sitio a otro. Otras veces lo hacen saltando en una forma rápida y repetida de una rama a otra. Por lo general, ese galanteo se lo hacen a su propia compañera, a otras hembras o machos que en ese instante se encuentran muy cerca de ellos. Esto último, casi siempre provoca serias riñas entre los machos, haciéndose más notorio este comportamiento en los sitios donde la especie se está reproduciendo y donde aquéllos ya han establecido su territorio.

Las disputas entre las hembras es poco frecuente, pero suele observarse que cuando una de ellas vuela o está muy cerca de una que está incubando, esta última sale del nido en forma repentina y establece fuertes peleas con la intrusa que la estaba perturbando, la cual termina huyendo hacia otros lugares.

Los movimientos crepusculares se dan entre las 17:30 y 18:30. Los Cardenalitos que habían salido durante las primeras horas de la mañana, regresan a sus dormitorios en busca de refugio y descanso. Estas actividades las comparten en forma gregaria, con ejemplares de su especie y con otros de la misma familia, como el Chirulí (C. psaltria) y el Corbatín (C. xanthogastra). Para dormir casi siempre seleccionan uno o dos árboles altos, cercanos entre sí, copados y protegidos de corrientes de aire. Es interesante observar los incansables movimientos que realizan estos pájaros, aparentemente, en busca de los mejores sitios que le servirán de refugio. Con cierta frecuencia se suscitan peleas acompañadas de “llamadas” y “chillidos” característicos entre los distintos integrantes de estos dormideros comunes que, al anochecer, culminan con la formación de pequeños grupos aislados de pájaros en las distintas ramas del árbol y constituidos, generalmente por individuos de una misma especie y nunca o casi nunca, por ejemplares entremezclados. Al caer la noche, todo aquel bullicio y las disputas iniciales culminan en silencio profundo y tranquilidad relativa, lo cual puede terminar, en cualquier momento, con el más leve ruido o con la simple presencia de otros seres extraños al grupo original.

Al otro día y durante las primeras horas de la mañana, entre las 05:45 y 06:15, todos los pájaros abandonan el árbol que les sirvió para dormir. Aunque los grupos de las distintas familias durmieron separados, se ha observado que muchos de ellos salen juntos y, por lo general, se dirigen a los mismos lugares, donde permanecen reunidos durante casi todo el día en busca de alimento.

En estos lugares, los machos se destacan por su bello color y alegre canto y por el comportamiento instintivo de posarse en las ramas terminales de árboles, arbustos y malezas. Después del mediodía, entre las 12:30 y 14:30, buscan juntos con los Chirulíes y otros fringílidos, aquellos sitios naturales y tranquilos, en donde exista agua y puedan beber y bañarse. Esto constituye un espectáculo realmente hermoso y lleno de colorido.

En estos lugares, los machos se destacan por su bello colorido, alegre canto y por el comportamiento instintivo de posarse en las ramas terminales de los árboles, arbustos y malezas.

La manera de bañarse que tienen los Cardenalitos, es realmente interesante. El autor los ha observado en ciertas oportunidades en algunos bañaderos naturales y a pesar de que estos han estado en sitios distintos en cuanto a la altura, clima, vegetación y hasta en la conformación de los mismos, en todos ellos han mostrado un comportamiento semejante. Empiezan por llegar en parejas o en pequeños grupos a los árboles más altos que se encuentran cerca del bebedero y casi siempre lo hacen durante las horas más calurosas del día y del lugar. En algunas oportunidades, se les ha observado que andaban reunidas con Chirulíes y con pájaros semilleros del género Sporophila. Si los Cardenalitos son los primeros en llegar a estos lugares para bajar hasta el bebedero, lo hacen con extremadas precauciones; desde los árboles altos, bajan a los arbustos y desde éstos a las ramas o hierbas que están muy cerca de la fuente de agua, pero lo hacen con ciertos movimientos de nerviosismo y con una actitud arisca y aparentemente cautelosa. Sin embargo, casi siempre lo hacen mirando en todas direcciones y listos para regresar a los árboles originales por el más mínimo ruido que se produzca en el ambiente. Así, un Cardenalito puede, al arribar al sitio por primera vez en un día, subir o bajar muchas veces antes de llegar a bañarse. Por el contrario, cuando viene al bebedero y otros pájaros ya están bañándose, su comportamiento cambia; se le observa entonces más tranquilo, más confiado y muchos de ellos bajan de los árboles altos y se lanzan directamente a las orillas del bañadero. Una vez que están en éste, toman agua y empiezan a bañarse de una manera característica: con el pico y la parte anterior de la cabeza, se salpican con ligeras gotas de agua por la parte anterior del cuerpo y lentamente se van mojando más y más. La mayoría de las veces, dan pequeños saltos para regresar a la orilla o a una de las ramas más cercanas al riachuelo. Esta operación la repiten varias veces, hasta cuando terminan por meter en el agua casi todo el cuerpo. Ahora, con movimientos rítmicos e instintivos de las alas, a manera de las aspas de un ventilador, se rocían de agua de abajo hacia arriba, hasta mojarse lo suficiente, pero quedando siempre aptos para volar como un medio de defensa propio y generalizado en todos los pájaros.

Posteriormente, vuelan a las ramas de los árboles o arbustos más cercanos al arroyo y con movimientos típicos de las alas y del cuerpo se sacuden y empiezan una verdadera labor de limpieza y arreglo del plumaje. En este proceso tanto el pico como la glándula sebácea que tienen en la parte posterior de la rabadilla, juegan un papel muy importante.

Durante o después de la labor de limpieza, los machos, los pichones y algunas hembras, se dedican a cantar, junto con los Chirulíes, semilleros y otros pájaros que en ese momento se encuentren reunidos.

El canto del Cardenalito es parecido a casi todos los del género Carduelis, pero con “llamadas” y trinos que son característicos para esta especie, lo cual permite diferenciarlo e identificarlo con cierta facilidad. Por ejemplo, cuando se encuentran reunidos con Chirulíes, Corbatines y otros pájaros, al hacer sus “llamadas” y emitir su canto, se les puede reconocer con toda precisión, a pesar de que no se les haya visto hasta ese momento, bien porque se encuentren a grandes distancias o porque han permanecido ocultos entre el follaje de los árboles. Si durante esta actividad son sorprendidos por un depredador, se producen instintivamente ciertas “llamadas” de alarma, entre cualesquiera de los individuos que conforman este conjunto, las cuales son captadas por el grupo y los individuos que la integran, quienes inmediatamente se dispersan en todas direcciones y sentidos, pero ahora con “llamadas” específicas que les sirven de orientación a los individuos de su misma especie, las cuales les permiten huir y coordinar sus movimientos hacia sitios estratégicos en busca de refugio y protección.

A los sitios a donde van los pájaros a beber agua, bañarse y cantar casi todos los días, se les denomina “bebederos” o “bañaderos”. Son lugares privilegiados y excepcionales en la naturaleza, los cuales fueron seleccionados a través de largos años por los mismos pájaros, debido a que por lo general reúnen ciertas condiciones especiales como: tranquilidad, agua fresca que corre y brota de un manantial de poca profundidad y con una vegetación cercana apropiada para estos fines, como árboles altos cerca del “bebedero”, arbustos en los alrededores del mismo y de pequeñas plantas herbáceas que les permiten saltar y acercarse hasta la proximidad de las orillas del pozo. Además, estos lugares son los menos frecuentados por los depredadores naturales durante el año. No obstante, son también los sitios más buscados y anhelados por los pajareros, pues allí es donde más fácilmente capturan los pájaros de su real interés, en un menor tiempo y en una mayor cantidad que en cualquier otro lugar. En estos “bebederos” los pajareros hacen verdaderos estragos.

Después del baño empiezan a regresar a los sitios de procedencia que, por lo general, son aquellos lugares en donde habían estado comiendo en horas de la mañana. Lo hacen en forma parecida a como llegaron al “bebedero”, es decir, en parejas o conformando pequeños grupos entre ellos o con otros individuos de especies diferentes.

La manera de bañarse estas aves es realmente interesante, lo que constituye un espectáculo hermoso y lleno de colorido. Con movimientos típicos de las aves, patas y cuerpo, se sacuden empezando una verdadera labor de limpieza.

El Cardenalito, como otras aves y otros animales, necesita en la naturaleza y en cautividad de pequeñas cantidades de sales (sobre todo las de sodio). El autor ha observado en la familia de los Fringílidos y de los Colúmbidos, algunas especies que tienen como costumbre ir a ciertos sitios, a veces a grandes distancias de su hábitat, en busca de tierra que contenga sales de sodio. Así,por ejemplo, en Ospino, en el Estado Portuguesa, en los años 1959 a 1965 era común observar en los saleros destinados para el ganado vacuno, a ciertas poblaciones de Turpialíes, Chirulíes, Espigueros como: Vientreamarillo (Sporophila nigricollis), Canelillo (S. minuta), Plomizo (S. plumbea), Bigotudo (S. lineola) y la Tortolita Rojiza (Columbina talpacoti), todos ellos concentrados en los alrededores de dichos saleros, comiendo tierra impregnada de sal común.

En las Llanadas de Biscucuy del Estado Portuguesa, durante los años de 1960 a 1963, el autor observó y capturó Cardenalitos que llegaban a una casa de bahareque, vieja y abandonada, a comer el polvillo de tierra de las paredes de dicha casa. Pequeñas bandadas de 20 a 30 pájaros, entre adultos y pichones, llegaban casi todos los días al parecer solamente en busca de la tierra salobre que recubría las paredes de la casa, pues no se les veía ni comiendo semilla ni bebiendo agua en ese lugar. Los Cardenalitos se posaban en distintas posiciones: con la cabeza y el cuerpo hacia abajo, hacia arriba o de una manera horizontal, para picotear dichas paredes. Lamentablemente este lugar se convirtió en uno de los sitios más concurridos y azotados por los pajareros, quienes en corto tiempo capturaron cientos de estos pájaros que allí llegaban. Así mismo, en los Estados Lara y Falcón algunos pajareros han observado y capturado Cardenalitos comiendo tierra salobre en las paredes de ciertos barrancos.

El comportamiento del Cardenalito y otros pájaros en los saleros, es diferente a cuando están comiendo semillas o cuando están bebiendo agua, pues en estos lugares se les ha observado más tranquilos. Aquí raramente se suscitan peleas entre los Cardenalitos, o entre estos y los otros pájaros que comparten esta actividad. Da la impresión, supuestamente, que el cloruro de sodio los atrae y los une mientras lo consumen.

Sobre las migraciones regionales se tiene poca información, sin embargo, el autor tiene conocimiento de su propia experiencia y por referencia de algunos pajareros, que confirman que el Cardenalito en verdad migra durante algunas épocas del año. Incluso, existen pajareros que se movilizan a ciertos lugares y en ciertas fechas a esperar su llegada, lo cual es un hecho que se ha repetido durante varios años consecutivos. Por ejemplo, en el Cerro de Loma de León, en el Estado Lara, a pesar de que allí hace unos 15 años dejaron de existir, dos o tres pajareros de la región se trasladan todos los años a ese lugar durante los meses de Abril y Mayo porque saben que por lo menos pueden llegar a capturar, en ese lapso, una o dos parejas.

En varios lugares de la Regiones Centro Occidental, Capital y Central del país, no se observan Cardenalitos en la mayor parte del año, pero, durante los meses de Mayo a Julio, aparecen pequeñas poblaciones integradas por adultos y pichones los cuales son nuevamente esperados por los pajareros. ¿Dónde estaban estos pájaros?, ¿Dónde se reprodujeron?, ¿De dónde vinieron?, son interrogantes que aún no tienen respuestas y que quizás nunca las tendrán.

Sin embargo, y en resumen, esta migración se encuentra estrechamente relacionada con La época de mayor precipitación en cada lugar y con la floración y fructificación de una serie de plantas que le sirven de alimento.

Las investigaciones futuras que se hagan y que permitan el anillamiento sistemático de muchos pájaros, ayudarán a conocer mejor este proceso de migración de la especie, de vital importancia en el estudio de su ecología y de su comportamiento.

El Cardenalito una vez que se adapte al cautiverio, es capaz de soportar diferentes condiciones, desde tolerar el encierro en aulas muy pequeñas con tamaño de 15 x 15 x 17 cm. aproximadamente, hasta vivir en distintas pajareras con tamaños y formas muy variadas, construidas unas y otras con materiales muy diversos.

De igual forma, se acostumbra a vivir en cautiverio tanto en los ranchos en condiciones muy precarias en cuanto a alimentación, cuidados e insalubridad de las aguas y al ambiente que le rodea, como en las más amplias y lujosas casas y apartamentos, situados ya sea en pequeñas o en grandes ciudades.

Por otra parte, llegan a sobrevivir en condiciones climáticas muy diversas, desde las tropicales en los distintos países de América del Sur y Central, hasta las templadas y frías de los países de América del Norte, de Europa y de la Unión Soviética.

En cuanto a su comportamiento, tanto en las jaulas como en las pajareras, es un pájaro que por lo general se caracteriza por manifestar una conducta aparentemente nerviosa, inquieta y arisca, pero sobre todo es un incansable cantor. Sin embargo, el autor ha conocido muchos Cardenalitos mansos y tranquilos que incluso llegan a pararse y picotear los dedos de la mano de su dueño o de cualquier otra persona, aunque le sea extraña.

En el capítulo de reproducción, se describió con mayores detalles el comportamiento del Cardenalito tanto en su estado natural como en cautiverio, durante esta época.

 

Cardenalito Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5 | Parte 6 | Parte 7

Parte 8 | Parte 9 | Parte 10 |  Parte 11  | Parte 12 | Parte 13 | Parte 14 | Parte 15

Parte 16 | Parte 17 | Parte 18 | Parte 19

XI. Comportamiento | Documentos en la Web sobre el Cardenalito de Venezuela

Helechos  <    arriba  >  Documentos

 

El Cardenalito de Venezuela

Texto y Fotografías: Profesor Antonio Rivero Mendoza

Digitalización, Diseño Gráfico y Adaptación Web: Francisco Lau

Es vital que cada uno aporte lo mejor de lo suyo en cuanto a sus potencialidades, tiempo y esfuerzo, tanto personal como institucional, a fin de poder llevar adelante nuestras programaciones para este año.

¡¡¡ El futuro de Venezuela, del Estado Lara, del Semiárido y del Cardenalito dependen del compromiso de todos !!!

2010: Año Internacional de la Diversidad Biológica

 

2005-2015: Decenio Internacional para la Acción “El agua, fuente de vida”

 

Campaña Ambiental "Conociendo a Musguito"

Red de Aliados para la Sinergia en la Gestión Ambiental del Estado Lara

Sitio Web "Musguito": http://musguito.net.ve

Administrador Web: Francisco Lau

A.C. Conservación del Ambiente (CONAMBIENTE)

Dirección Postal: Apartado Postal 549, Barquisimeto 3001-A, Estado Lara, Venezuela

Correo Electrónico: reflexionambiental @ gmail.com / sinergialara @ gmail.com (sin espacios)

Boletín Electrónico "Musguito":  http://mx.groups.yahoo.com/group/musguito (musguito@yahoogrupos.com.mx)

Grupo "Sinergia Lara":  http://groups.google.com/group/sinergia-lara (sinergia-lara@googlegroups.com)

Solicitamos apoyo financiero (vía patrocinio) para seguir manteniendo y ampliando este sitio web

Foto de fondo: Lic. (Biol.) María Silvina Ussher M. - ilustración de Musguito: Arq. Sandro Bellosta - Adaptación y Diseño web: Francisco Lau

Logo

Este Sitio Web recibe apoyo mediante el patrocinio de su Institución (?) desde Enero de 2010.

Creada: 26/06/2009  -  Actualizada: 04/08/2009